Solemos oír con frecuencia esta patología, pero ¿Qué es? ¿En qué consiste?

Vamos a aclararte lo que es, su origen y los tratamientos más adecuados para solucionarla.

La fascitis plantar es una inflamación de la fascia plantar. Esta es la banda de tejido elástico que se extiende desde el calcáneo hasta la zona metatarsal, la cual se sitúa delante de los dedos.  La importancia de esta estructura es evidente, ya que tiene una función vital en el caminar. Entre sus funciones está la de mantener el arco plantar, absorbiendo y devolviendo la energía que se produce con el impacto del pie contra el suelo. Protege los metatarsianos, evitando que los dedos se flexionen en exceso.

Los deportistas están entre el segmento de población que más sufre de esta lesión, produciéndose en los corredores de fondo o jugadores de baloncesto. Estamos ante un trastorno que suele ser habitual entre la juventud y los deportistas. Las personas que no practican deporte presentan este problema a partir de los 45 años.

¿Cuáles son sus síntomas?

El principal síntoma es el dolor que se manifiesta en el trayecto de la fascia plantar y que en ocasiones puede localizarse en la zona interna del talón. Esta parte es en la que se origina la fascia plantar y la dolencia se manifiesta de forma intensa por las mañanas debido a la rigidez de la fascia. Este dolor se acompaña de una hinchazón leve, sensibilidad en la parte inferior del talón y enrojecimiento.

Los deportistas que sufren esta dolencia, aparece por la mañana y después de practicar la actividad deportiva, pudiendo seguir realizando su actividad por lo general.

¿Cuál es el origen de la fascitis plantar?

El origen de la fascitis plantar es debido a la reiteración de correr con una mala pisada en una superficie dura y uniforme, una morfología de la formula metatarsal, la movilidad de las articulaciones y otras numerosas alteraciones de mayor complejidad.   Otra de las causas posible es cuando se tiene un pie, plano o cavo o con exceso de tensión que puede provocar la inflamación de la fascia plantar. Otra de las etiologías, frecuentes es un aumento de actividad en los gemelos, un calzado en malas condiciones o con una incorrecta sujeción del calzado, también los aumentos en corto periodo de tiempo de la actividad física o el peso.

Prevención

No tenemos que esperar a sentir dolor para prevenir la fascitis. Además, podemos sufrir otro tipo de enfermedades que se pueden desencadenar por una pisada incorrecta. Lo primero, hay que saber qué tipo de pie tiene el deportista. Un estudio de la pisada realizado por una clínica especializada es lo mejor para una prevención y detección correcta.

Una vez detectado el problema correcto de la pisada, el podólogo le fabrica una plantilla personalizada, para adaptar su calzado perfectamente.

Diagnóstico

En el momento en que el paciente comience a notar los primeros síntomas, sobre todo los que se asocian al dolor en la base del talón, es recomendable ir a un especialista lo antes posible. De no hacerlo así, se corre el riesgo de que se cronifique hasta que el paciente tenga que limitar sus prácticas deportivas o incluso llegando hasta el punto de que tenga que dejar de andar de manera normal.

El diagnóstico se hace ayudado de la historia clínica y exploración física al paciente. Este examen es el que permite saber la fase en la que está la fascitis plantar del paciente en cuestión. Una vez hecho esto, el podólogo hace un estudio de la pisada y valora si la inflamación que sufre la fascia se relaciona con la forma de pisar.

¿Qué tratamientos existen para tratarla?

El tratamiento inicial consiste en combinar antiinflamatorios con varios tratamientos de fisioterapia que se dirigen a aliviar la inflamación de la fascia en la fase aguda de esta dolencia. Si después del examen de pisada del podólogo se determina que la inflamación de la fascia es debida a un trastorno en la planta del pie, se debe diseñar una plantilla personalizar que permita la liberación de la fascia y una vez que se alivie la inflamación, el paciente podrá volver a su actividad con menos probabilidades de recaer.

Las plantillas adecuadas pueden solucionar la mayor parte de los casos de enfermedades que tienen que ver con la fascitis plantar. Cuando haya que recurrir a la cirugía, esta, por fortuna, ya no es tan invasiva como lo era antes, pues mediante la ecografía es posible conocer cuándo se debe actuar, liberando la fascia de forma satisfactoria la mayor parte de las veces.

¿Cuál es el tratamiento de la fascitis plantar que planteamos en nuestra clínica?

El tratamiento que realizamos está basado, después de explorar al paciente físicamente en nuestra consulta de forma estática y dinámica en confeccionar las plantillas nosotros somos fabricantes de productos ortopodologicos a medida CV-151. Esto se realiza según sea el origen de la fascitis plantar, ya que la etiología puede variar según los casos.

Se dejan claros unos ejercicios y se aplica la laserterapia (Erchonia fx635).  Este tipo de láser es el único que ha sido aprobado por la FDA americana, siendo uno de los pocos existentes en nuestro país y que está ideado de forma específica para abordar la fascitis plantar y otro tipo de patología. La curación de la fascitis con este tratamiento ronda el 98% y la mejoría de los síntomas es de un 100%, lo que da idea de su eficacia.

Esperamos que después de este artículo te haya quedado claro todo sobre la fascitis plantar. En caso de que tengas alguna duda sobre este u otros temas, no dudes en ponerte en contacto con nosotros mediante el correo electrónico info@estudiodelapisada.com o llamando al número que aparece en nuestra página web.