Las chanclas son para muchos el calzado estrella del verano. A pesar de que son una opción fantástica para ir a la playa o a la piscina, no lo son tanto para caminar por la calle, sobre todo si se van a recorrer largas distancias. Por lo tanto el problema no son tanto las chanclas en sí, sino un uso indebido de las mismas. Es por ello que merece la pena tener una serie de consejos en cuenta.

Uso correcto de las chanclas

  • Material: En el mercado existen cientos de modelos de chanclas algunas confeccionadas con materiales muy baratos y que resultan inadecuados para la salud de los pies. Lo ideal es apostar por chanclas confeccionadas con piel suave y de calidad. De esta manera se reducen al mínimo las posibilidades de que aparezcan ampollas y otros tipos de irritación.
  • Flexibilidad: Antes de comprar unas chanclas hay que hacer una serie de comprobaciones para verificar su idoneidad. Es aconsejable doblarlas con suavidad hacia delante y hacia atrás para asegurarse de que se doblan en la base de los dedos. Si se doblan por la mitad es que son de muy mala calidad.
  • Pie: A la hora de llevar unas chanclas es importante recordar que el pie no debe sobresalir por el filo de las mismas.
  • Uso: 100% recomendable el uso de chanclas en la piscina y en la playa, así como en los vestuarios. Caminar descalzo puede exponer las suelas de los pies a verrugas plantares y pie de atleta.

Uso incorrecto de las chanclas

  • Chanclas antiguas: Si tienes chanclas antiguas en casa comprueba que se encuentran en buen estado antes de volvértelas a poner este verano. Si ves que tienen algún signo de desgaste grave, como por ejemplo la suela gastada, lo mejor es que te deshagas de ellas cuanto antes.
  • Irritaciones: Cuando te pongas chanclas es importante que compruebes el estado de tus pies cuando vuelvas a casa. Fíjate bien si existe irritación entre los dedos, donde se ajusta el dedo gordo a la chancla. Esto puede conducir a ampollas y posibles infecciones.
  • Distancias: Como hemos señalado las chanclas se pueden utilizar durante el verano, siempre y cuando se haga en su justa medida. En ningún caso es conveniente utilizar este calzado si se van a recorrer largas distancias porque no ofrecen ningún tipo de apoyo en cuanto a absorción de choque y apoyo del arco.
  • Trabajos: Si tienes un jardín o una terraza en casa donde tengas plantas y/o árboles, en ningún caso es conveniente realizar tareas de jardinería con chanclas.
  • Conducción: Por supuesto, no se puede conducir con chanclas. En España está prohibido y, además, es muy peligroso.

Estas son las recomendaciones que merece la pena tener en cuenta en relación a las chanclas este verano. Por lo tanto, hay que recordar que este calzado puede utilizarse en zonas como la playa o la piscina, pero que no es lo mejor para salir a pasear.

Por otro lado, en el Centro de Podología José Manuel Bru fabricamos chanclas y sandalias a medida a partir de un escaneado 3D del pie del paciente que permite una cómoda y correcta pisada. Para más información visita nuestra sección de Chanclas y Sandalias ortopédicas.

Recent Posts

Leave a Comment